Una de las mejores defensas para la pérdida de la audición es alejarse de las zonas de ruido tóxico y evitar pasar mucho tiempo en entornos ruidosos

En caso de que trabajemos en zonas de ruido excesivo, es muy necesario usar protectores de audición, como tapones y orejeras.

Se recomienda evitar exposición al sonido impulsivo de petardos o disparos.

La música debe escucharse a menos de 110 decibelios, aunque si no tenemos la forma de medirla, lo que debemos evitar es que el sonido que salga de las bocinas nos lastime.

También se debe limitar el tiempo de exposición a reproductores de música personales, incluidos los teléfonos móviles.

En caso de que tengas inflamación de los oídos, dolor, taponamientos, zumbidos, secreción de oído, que podrían generar problemas de audición, debes acudir inmediatamente al otorrinolaringólogo.

Artículo creado con información de Seorl.net